Panadería alemana emplea principalmente a trabajadores chinos con discapacidad auditiva

El cálido resplandor del horno y el aroma del pan recién hecho señalan las prisas de la mañana en Bach’s Bakery en la ciudad central china de Changsha, pero aunque el personal de horneado charla con entusiasmo, se puede escuchar caer un alfiler.

Bach’s emplea principalmente personal con problemas de audición, cuyas bromas sobre bandejas de pan de calabaza, rollos de salchicha danesa y empanadas de manzana se hacen completamente en lenguaje de señas.

Los empleados con discapacidad auditiva utilizan el lenguaje de señas mientras trabajan en la panadería dirigida por Uwe Brutzer en Changsha, en el centro de China

La operación, propiedad y operada por el ciudadano alemán Uwe Brutzer, brinda oportunidades laborales que a menudo son difíciles de conseguir para sus empleados.

A pesar de la creciente conciencia de las necesidades de las personas con discapacidad , la vida sigue siendo un desafío para las personas con discapacidad auditiva de China, estimada oficialmente entre 20 y 30 millones.

Bach’s Bakery en la ciudad central china de Changsha emplea principalmente a personal con discapacidad auditiva

Es difícil “ganar mucho dinero y obtener una educación”, dijo Wan Ting, un joven de 28 años empleado por Bach’s desde 2017 después de un período anterior sin éxito en el diseño publicitario.

Es difícil (encontrar trabajo) en otros lugares. Necesitas conocer a alguien para poder encontrar un buen trabajo. Si no es así, tiene pocas opciones ”, agregó Wan, con problemas de audición desde su nacimiento y que habla en lenguaje de señas traducido por Brutzer.

Con sus desafíos de comunicación, las personas con discapacidad auditiva a menudo se ven obligadas a trabajar que requieren un uso hábil de las manos, dijo Brutzer, de 50 años, lo que hace que la panadería sea una buena opción.

Bach y su esposa Dorothee llegaron por primera vez a Changsha en 2002 con una organización benéfica alemana para ayudar a los niños con discapacidad auditiva.

Se hizo cargo de la panadería en 2011 y desde entonces ha formado a unos 20 panaderos.

La mayoría continúa trabajando en otras panaderías, restaurantes u hoteles.

Pero otros aspectos de la gestión de una empresa (contratar, trabajar con proveedores, hablar con los clientes) plantean grandes desafíos para abrir sus propias panaderías.

La panadería ha hecho un buen negocio a pesar de la pandemia de coronavirus, que se volvió viral este verano gracias a una avalancha de cobertura mediática china para sentirse bien.

“Dos de nuestros panaderos con mucha experiencia (lo han intentado), pero ambos cerraron sus tiendas más tarde. Fue demasiado para ellos ”, dijo.

La panadería luminosa y compacta ha tenido una clientela local devota durante años en la ciudad, conocida más por su cocina picante de Hunan, a pesar de estar escondida en un callejón residencial anodino.

Sin embargo, los márgenes de las panaderías son escasos y Bach ha tenido problemas, dijo Brutzer.

Pero las cosas están mejorando, a pesar de los traumáticos cierres del coronavirus en China a principios de este año.

El ciudadano alemán Uwe Brutzer (a la izquierda) se hizo cargo de la panadería en 2011 y desde entonces ha formado a unos 20 panaderos.

Pasar a un servicio de comida para llevar sin contacto durante la epidemia mantuvo los volúmenes en movimiento, y el de Bach se volvió viral este verano gracias a una avalancha de cobertura mediática china para sentirse bien.

Hoy, un fuerte crujido en la puerta principal anuncia un nuevo cliente cada pocos minutos y el negocio se ha quintuplicado con respecto al año pasado, dijo Brutzer. El desafío ahora es satisfacer la demanda.

“Pero eso se ralentizará, espero, a un buen nivel en el que podamos pagar mejores salarios y la gente sea más feliz”, dijo.

Cr. breakingasia

Síguenos en Instagram: Asia Pop (@asiapopoficial)

Instagram: (@momo_nalle)

Instagram:  (@cssgarcia)

Sigue nuestro canal de YouTube

¡Compártelo con tus amig@s!